¡¡ CONSÚLTANOS !!

SI NO ENCUENTRAS LO QUE BUSCAS

Solicita un presupuesto PERSONALIZADO

Envíos Gratis a toda la Península

 Los gastos de envío serán de 0 euros para envíos dentro de la península para

+Leer más

Albert Einstein

Hay una fuerza motriz más poderosa que el vapor, la electricidad y la energía atómica,

LA VOLUNTAD.

Cómo hacer el cambio de halógeno a lámparas de led

Los Ledes presentan muchas ventajas sobre las fuentes de luz incandescente y fluorescente, tales como el bajo consumo de energía, un mayor tiempo de vida, tamaño reducido, resistencia a las vibraciones, reducida emisión de calor, no contienen mercurio (altamente nocivo al exponerse en el medio ambiente). En comparación con la tecnología fluorescente no crean campos magnéticos altos como la tecnología de inducción magnética, con los cuales se crea mayor radiación residual hacia el ser humano. Reducen ruidos en las líneas eléctricas, son especiales para utilizarse con sistemas fotovoltaicos (paneles solares) en comparación con cualquier otra tecnología actual, no les afecta el encendido intermitente y esto no reduce su promedio de vida, son especiales para sistemas antiexplosión ya que cuentan con un material resistente y en la mayoría de los colores (a excepción de los ledes azules), cuentan con un alto nivel de fiabilidad y duración.

Con ledes se pueden producir luces de diferentes colores con un rendimiento luminoso elevado, a diferencia de muchas de las lámparas utilizadas hasta ahora que tienen filtros para lograr un efecto simiilar (lo que supone una reducción de eficiencia energética).

Las temperaturas de color más destacadas que encontramos en los LED son:

  • Blanco Frío: es un tono de luz fuerte que tira a azulado. Aporta una luz parecida a la de los fluorescentes.
  • Blanco Cálido: el tono de luz tira hacia amarillo como los halógenos.
  • Blanco Neutro o Natural: aporta una luz totalmente blanca, como la luz de día.
  • RGB: el LED está permitiendo en muchos productos conseguir diferentes colores. Quedan luminosos ya que es el propio LED el que cambia de color, no se usan filtros.


Esto nos vendrá determinado por los grados Kelvin de nuestra bombilla LED. Cada uno tiene una aplicación práctica: el blanco frío (5800K), para sitios que requieran luz potente, como trasteros, garajes, almacenes…; mientras que el blanco cálido (3.000K) ofrece un ambiente agradable en habitaciones, salones y lugares que requieran luz ambiental. El blanco puro (4.500K), para baños, cocinas y sitios de trabajo.

Los ledes tienen la ventaja de poseer un tiempo de encendido muy corto (menor a un milisegundo) en comparación con las luminarias de alta potencia como lo son las luminiarias de alta intensidad de vapor de sodio, aditivos metálicos, halogenuro o halogenadas y demás sistemas con tecnología incandescente.

Importantes empresas y organismos en sus pruebas, han concluído que el ahorro energético varía entre el 70 y el 80 % respecto a la iluminación tradicional que se utiliza hasta ahora. 

Todo ello pone de manifiesto las numerosas ventajas que los ledes ofrecen en relación al alumbrado, por ello son uno de los desarrollos más recientes y pueden considerarse como un intento muy bien fundamentado para sustituir los focos o bombillas actuales (lámparas incandescentes) por dispositivos mucho más ventajosos.

ÁNGULO DE APERTURA DE LA LUZ

Este dato nos indica el ángulo que será capaz de iluminar nuestra bombilla. Hoy en día encontramos LEDs con un amplio ángulo de apertura que nos permiten incluso iluminar toda una habitación.


Con bombillas de un ángulo de apertura de 40º obtendremos una luz más focalizada, perfecta para iluminar puntos concretos: un armario, una vitrina, un cuadro… Para una habitación, sin embargo, necesitaremos una bombilla con 120 grados de apertura. Aunque posiblemente necesitemos usar más de una bombilla si las dimensiones son mayores de lo normal.

CONSEJOS DE INSTALACIÓN:

Sustituir una bombilla incandescente por una de LED es… igual. Eso sí, en el caso de las halógenas deberemos comprobar el voltaje y tipo de anclaje, seleccionando en la tienda las mismas características para nuestro nuevo LED.

Si el halógeno es de 12 V necesitaremos un LED con transformador, a diferencia de si se trata de un foco de 230 V.

Si, por el contrario, queremos sustituir un tubo fluorescente por uno LED, tenemos que quitar el transformador (o cebador), y el balastro, y conectar los tubos directamente a la red de 220 V.